Fundación VTR sobre los desafíos de la educación actual

308

El acceso a Internet entrega enormes beneficios para toda la sociedad, al ser uno de los canales a través de los cuales podemos acceder a un sinfín de información y conocimientos. Producto de la crisis sanitaria, la educación ha sufrido un impacto significativo, pues se ha visto obligada a pasar a una modalidad prácticamente 100% online, lo que ha traído enormes desafíos para la comunidad escolar.

En este contexto, VTR y la fundación que lideran realizaron distintos estudios para conocer la realidad digital del país en pandemia y cómo estamos enfrentando este nuevo desafío.

El desafío de la educación remota

Una radiografía digital colegios en pandemia 2020 abarcó a más de 1.000 directores de colegios a lo largo de todo Chile, con el objetivo de saber cómo se estaban enfrentando a la situación de la pandemia, cómo la estaban viviendo y cuáles eran los principales desafíos. Dentro de los resultados más importantes, es que un 80% de los colegios ha adaptado plataformas de educación remota, como aulas virtuales o sistemas de videoconferencia. 

En ese sentido, los establecimientos «se habían logrado adaptar rápidamente, independiente de que no había una capacitación previa», sostuvo Cyntia Soto, gerente de Sostenibilidad y Responsabilidad Corporativa de VTR. «Estaban preparados para la teleducación, pero no para enfrentar los desafíos emocionales de los estudiantes frente a la pandemia».

Además de que los estudiantes están acostumbrados a socializar en el colegio, el contenido actual lo reciben de otra forma. «La manera en que los jóvenes aprenden hoy es con YouTube, bajar videos de internet, videos cortos y entretenidos, mientras la escuela tradicional sigue su forma de educar. Entonces lo que nosotros proyectamos desde hace unos años es la necesidad de entregar y desarrollar recursos educativos distintos que estuvieran relacionados en la forma en cómo aprenden los niños ahora».

En esta línea, VTR lanzó un programa con 50 clases educativas que te enseñan de manera entretenida a través de un video, temáticas específicas como astronomía, biología, lenguaje, entre otros. 

“Lo hicimos para ayudar a los niños a aprender desde la casa a través de una pantalla. Lo subimos en octubre del 2020 y en una semana tuvimos más de 30 mil descargas, esto nos dice que los profesores efectivamente, la gran labor que están desarrollando en pandemia tiene que ser soportada por este tipo de herramientas para hacer la clase mucho más entretenida”, asegura la también directora ejecutiva de Fundación VTR.

Sin embargo, a pesar de que los colegios en general cuentan con la tecnología necesaria para impartir clases online y existe material de apoyo para que los profesores puedan impartir sus clases, el 79% de los encuestados considera que el ámbito que más necesita refuerzo es la educación emocional.  “3 de cada 10 colegios no habían preguntado a los alumnos cuáles eran los desafíos que presentaban en pandemia. Los colegios pudieron prepararse bien para seguir haciendo clases en pandemia, pero los desafíos emocionales no están cubiertos aún”, afirma Soto. 

El efecto pandemia en las familias chilenas

Una radiografía digital en las familias chilenas analizó el comportamiento en internet y redes sociales a nivel familiar, la cual arroja que el 98% de los niños tienen acceso a internet, ya sea fijo o móvil. En ese contexto, el 50% de ellos asegura que juega online con desconocidos y que si se sienten en situación de riesgo acudirían a su mamá.

Frente a esta cifra, desde VTR comentan que hay un trabajo importante que hacer en este ámbito y que lo más importante para mantener la seguridad de los niños y jóvenes es tener reglas claras frente al uso de internet y mantener una comunicación constante entre padres e hijos, ya que es necesario enseñarles habilidades socioemocionales y los valores que se necesitan para usar las redes sociales de manera positiva.

Cyntia Soto recomienda que los padres rayen la cancha con sus hijos y pongan reglas. “Hay algo ahí que tenemos que hacer como a nivel social y también los padres. Una vez declaradas las reglas de uso, si van a bajar alguna aplicación tengan que pedir permiso y que las claves y cuentas estén a disposición de los padres”, recomienda Soto. 

Frente a esto, la fundación también cuenta con un proyecto para educar al adulto respecto al uso de la tecnología, llamado “por la razón y la ciencia”, el cual habla sobre cuales son los riesgos, desafíos y oportunidades de la tecnología, para que de esta forma, el adulto esté preparado para enseñarle al niño cómo usar de manera segura la tecnología y convertirla en una gran aliada

Fuente: elmostrador.cl