Proyectos de e-learning flexibles, inmediatos y adaptables con las metodologías ágiles

361

Vivimos en un mundo complejo lleno de incertidumbre donde el simple hecho de realizar un cambio puede producir modificaciones en una estructura completa, es decir, en las mismas bases de la organización o institución. Esto puede generar un movimiento lento que va en contra de los requerimientos actuales, donde la flexibilidad y la agilidad son clave para encontrar soluciones a las necesidades cambiantes de las organizaciones.

¿Cómo se aborda la gestión de un proyecto e-learning y capacitación digital en este contexto? Una solución adoptada por un número creciente de empresas es la utilización de las llamadas metodologías ágiles, un conjunto de prácticas flexibles, inmediatas y adaptables que busca la eficacia y autonomía de un proyecto reduciendo el costo y aumentando la productividad.

¿Qué es exactamente la metodología Agile?

El método Agile nació hace más de veinte años y está relacionado específicamente con el mundo del software.  En una reunión realizada en el año 2001, diecisiete desarrolladores de software reflexionaron sobre las mejores formas de entregar un software y ayudar a otros a hacer lo mismo. Así nació el Manifiesto Ágil compuesto por cuatro valores y 12 principios y a partir de ese momento se sentaron las bases de las metodologías ágiles que se conocen en la actualidad. 

Estas metodologías dejan de lado los procesos secuenciales para optimizar estos procesos con un enfoque más adaptativo. Están pensadas para ser llevadas a cabo en contextos que son denominados VUCA (por sus siglas en inglés):

Volatile (volátil)

Uncertain (incierto)

Complex (complejo)

Ambiguous (ambiguo)

Por definición, podemos decir que las metodologías ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto, consiguiendo flexibilidad e inmediatez en la respuesta para amoldar el proyecto y su desarrollo a las circunstancias específicas del entorno.

Este nuevo enfoque se basa en los siguientes ocho principios:

Agilidad implica adoptar una forma de pensar que se basa en valores y principios que están redactados en el Manifiesto Ágil que se creó durante la reunión de desarrolladores. Los valores definidos fueron:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas. Se destaca la importancia del talento y la motivación en las personas que participan del proyecto. 
  • Software funcionando sobre documentación extensiva. La gestión ágil no considera necesaria la documentación ya que sólo son un soporte con información relevante por lo tanto respeta su importancia como parte del proceso aunque pone énfasis en producir sólo los necesarios. 
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual. El valor debe estar más en la colaboración continua con el cliente que en la elaboración de contratos.
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan. Como sabemos, los principios de la gestión ágil son la anticipación y la adaptación, por eso resulta más valiosa la capacidad de respuesta al cambio que la de seguimiento y aseguramiento de planes. 

Y a su vez, estos cuatro valores se integran en los siguientes doce principios del Manifiesto:

  1. Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor.  
  2. Aceptamos que los requisitos cambien, incluso en etapas tardías del desarrollo. 
  3. Entregamos software funcional frecuentemente, entre dos semanas y dos meses, con preferencia al periodo de  tiempo más corto posible.
  4. Los responsables de negocio y los desarrolladores trabajamos juntos de forma cotidiana durante todo el proyecto.
  5. Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que  necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.
  6. El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara.
  7. El software funcionando es la medida principal de progreso.
  8. Los procesos Ágiles promueven el desarrollo sostenible.
  9. La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la Agilidad.
  10. La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado, es esencial.
  11. Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos auto-organizados.
  12. A intervalos regulares el equipo reflexiona sobre cómo ser más efectivo para a continuación ajustar y perfeccionar su comportamiento en consecuencia.

Ventajas de la Gestión Ágil de Proyectos 

  • Mejora de la calidad del producto: Estas metodologías fomentan el enfoque proactivo de los miembros del equipo en la búsqueda de la excelencia del producto. 
  • Mayor satisfacción del cliente: El cliente está más satisfecho al verse involucrado y comprometido a lo largo de todo el proceso de desarrollo. 
  • Mayor motivación de los trabajadores: Los equipos de trabajo autogestionados, facilitan el desarrollo de la capacidad creativa y de innovación entre sus miembros.
  • Trabajo colaborativo: La división del trabajo por distintos equipos y roles junto al desarrollo de reuniones frecuentes, permite una mejor organización del trabajo.
  • Uso de métricas más relevantes: Las métricas utilizadas para estimar parámetros como tiempo, coste, rendimiento, etc. son normalmente más reales en proyectos ágiles que en los tradicionales. 
  • Mayor control y capacidad de predicción: La oportunidad de revisar y adaptar el producto a lo largo del proceso ágil, permite a todos los miembros del proyecto ejercer un mayor control sobre su trabajo, cosa que permite mejorar la capacidad de predicción en tiempo y costes.
  • Reducción de costes: La gestión ágil del proyecto elimina prácticamente la posibilidad de fracaso absoluto en el proyecto, porque los errores se van identificando a lo largo del desarrollo en lugar de esperar a que el producto esté acabado y toda la inversión realizada.

En la Argentina, la adopción de la agilidad cuenta con ejemplos de experiencias exitosas, principalmente de empresas internacionales, y la motivación para esta transformación está impulsada principalmente por un mercado cada vez más exigente y cambiante. En esta transformación, el cambio en los comportamientos de las personas es una de las claves para su exitosa implementación y adoptar la cultura ágil es un proceso en el que cada empresa o institución debe adaptarse hacia los valores y cultura que la caracterizan. 

Finalmente, podríamos afirmar que las empresas que actualmente utilizan esta metodología consiguen gestionar sus proyectos de forma flexible, autónoma y eficaz reduciendo los costes e incrementando su productividad. 

Marisa Vallejos, Coordinadora y diseñadora instruccional, Net-Learning

FUENTE: https://www.net-learning.com.ar/blog/novedades-en-e-learning/proyectos-de-e-learning-flexibles-inmediatos-y-adaptables-con-las-metodologias-agiles.html